Hoy queremos hablar de Vans. Una marca que es ya legendaria y que nació de una forma humilde en la soleada California.

El origen de Vans se remonta a Marzo del año 1966, cuando Paul Van Doren y tres socios abrieron su primera tienda al público. Paul Van Doren había ganado experiencia en la fabricación de calzado durante los años 60 y decidieron dar el paso al retail. En esos momentos la tienda de Van Doren era un concepto único ya que ellos fabricaban las zapatillas y las vendían directamente al público.

Era algo artesanal… similar a lo que hoy sería una panadería, ya que los clientes compraban unas zapatillas que habían sido fabricadas ese mismo día. No les fue mal y, el mismo día de la inauguración, vendieron 12 pares del modelo Vans #44 que hoy es conocida como “The Authentic”, sin duda uno de los buques insignia de la marca.

Supongo que es poco probable que, en aquellos días, pudieran soñar siquiera con que aquel modelo de zapato, al igual que la marca, se convirtieran en lo que es hoy en día.

De hecho, el día de la inauguración debió ser en condiciones absolutamente rudimentarias. Según cuentan, en el momento de abrir , ofrecían en la tienda 3 modelos de zapatillas en un rango de precios entre 2.49$ y 4.99$, pero sólo habían fabricado modelos de exposición. Las estanterías estaban llenas de cajas vacías, así que a los 12 clientes que entraron, les dijeron que eligieran sus colores y que podían recoger las zapatillas, recién hechas, por la tarde. Cuando los clientes regresaron, Paul y los tres socios se dieron cuenta que no tenían ni dinero para el cambio… así que entregaron las zapatillas a los clientes y les pidieron amablemente que regresaran al día siguiente para pagar. Tuvieron suerte y al día siguiente regresaron los 12.

La compañía se inscribió Van Doren Rubber Company y las zapatillas Van Doren´s pasaron a conocerse simplemente cómo Vans.